lainformacion.comHogar y Jardín

Practicopedia > Categorías > Hogar y Jardín > Electrodomésticos > Cómo poner a punto los radiadores para el frío

Cómo poner a punto los radiadores para el frío

Realizar un mantenimiento sencillo de los radiadores garantiza que el calor producido por el sistema de calefacción se distribuye de manera adecuada.

radiador_0.JPG

17/10/2016 por: Laura Martínez Álvarez

Los radiadores cumplen una función fundamental: son los elementos del sistema de calefacción encargados de trasladar el calor a los hogares. Para que funcionen de manera óptima, expertos de Remica Servicios Energéticos ofrecen unos sencillos consejos de puesta a punto para que los usuarios alcancen la temperatura de confort que necesitan sin que se produzca un derroche de energía.

  1. 1 Purgar los radiadores al menos una vez al año

    Gracias al agua que circula por el interior de los radiadores,
    estos pueden transmitir el calor de la instalación al ambiente de la habitación. Durante los meses en los que los radiadores han permanecido inactivos es frecuente que se hayan realizado obras u otras actuaciones en la instalación de calefacción.

    Tras estas actuaciones, cuando se realiza un nuevo llenado de agua en la instalación, se crean bolsas de aire que van a parar a los radiadores.
    Un aire que es necesario expulsar a través de un purgado.

    Para realizar el purgado de los radiadores, basta con girar la válvula de purgado y esperar a que salga agua, momento que indica que el aire ha sido expulsado del todo. Un buen truco para no ensuciar es situar una botella de plástico bajo la válvula para que el agua caiga dentro de ella.
    Si a la botella se le realiza un agujero de unos 10 mm de diámetro en la parte alta, cerca del cuello de la misma,
    se puede manipular la válvula con un destornillador mientras todo el líquido queda dentro del recipiente.

  2. 2 Seguir unas reglas ‘imprescindibles’ para realizar el purgado

    El purgado siempre debe realizarse con el radiador frío, ya que hacerlo en caliente puede provocar quemaduras, y conviene realizarlo antes del encendido de la calefacción. No obstante, si aún con la caldera a pleno rendimiento el usuario nota que el radiador no calienta de forma adecuada, habría que repetir esta operación más adelante.

    En instalaciones de calefacción central, en las que una misma sala de calderas proporciona calefacción a varias viviendas, es importante que aquellos usuarios que vayan a purgar los radiadores de sus hogares avisen al responsable de la instalación. De ese modo podrán informarse de si se ha producido el llenado de la instalación de calefacción o si esta permanece aún vacía, en cuyo caso sería inútil realizar el purgado por no haber agua en la instalación.

    Y, si el llenado se ha producido, el responsable de la instalación estará sobre aviso y podrá velar para que, a pesar de los purgados, el nivel de presión del sistema de calefacción central se mantiene constante. De ese modo se evita que se produzcan malos funcionamientos en el conjunto de la instalación.

  3. 3 Nunca se deben cubrir los radiadores

    Lo mejor para aprovechar todo el potencial de los radiadores es mantenerlos libres de obstáculos. Taparlos mediante cubre radiadores, cortinas u otros muebles puede resultar decorativo, y estéticamente agradable,
    pero dificulta la transmisión de calor y supone un derroche energético. Y, además, es una dificultad añadida para que el usuario alcance la temperatura de confort que desea.

    Igualmente, pintar los radiadores no es conveniente ya que, a más capas de pintura, más se dificulta la transmisión de calor.

  4. 4 Mantener los radiadores libres de óxido y fugas

    Pasar de vez en cuando un paño suave por la superficie del radiador es suficiente para mantenerlo libre de partículas de polvo.
    Una operación que se puede aprovechar para comprobar si el radiador tiene humedad
    o alguna mancha de óxido, que indique que el radiador podía estar dañado.

    En caso de detectar cualquiera de estas señales, conviene consultar con un profesional para evitar los daños que pudiera causar un mayor deterioro.

  5. 5 Avisar a un especialista si se producen ruidos

    Que los radiadores hagan ruido no debe tomarse como algo normal. Una de las razones de que se produzcan ruidos es que haya una burbuja de aire atrapada en el interior del radiador y sea necesario realizar un nuevo purgado.

    Si, a pesar de realizar un nuevo purgado, los ruidos persisten, conviene avisar a un especialista que realice una revisión y determine qué causa los ruidos.

  6. 6 Más información

    Si quieres más información, consulta la categoría de Hogar y jardín. En la subcategoría de Electrodomésticos encontrarás otros artículos y vídeos que te servirán de ayuda. No te pierdas los siguientes:

    - Cómo hacer un aire condicionado portátil casero.

    - Cómo se inventó la lavadora.

    - Cómo organizar tu congelador en verano.

También te puede interesar

Cómo entender los iconos del mando del aire acondicionado

Cómo usar una lavadora

 

Deja tu comentario

Normas de uso

Aviso legal

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.