lainformacion.comHogar y Jardín

Practicopedia > Categorías > Hogar y Jardín > Emergencias > Cómo prevenir los accidentes domésticos en Navidad

Cómo prevenir los accidentes domésticos en Navidad

El principal problema está en que cuando se producen estos accidentes los adultos no saben cómo actuar.

accidente_0.JPG

16/12/2015 por: Laura Martínez Álvarez

Según datos del INE, en España se producen más de 1,5 millones de accidentes domésticos, la mayoría de ellos en el hogar y con los niños como principales víctimas. En épocas de ocio, como en periodos vacacionales, estos accidentes se incrementan considerablemente. En Navidad los más pequeños están más expuestos a sufrirlos, ya que están en contacto con elementos que pueden ocasionarles daños, como la decoración navideña (adornos o luces) o los juguetes que reciben como regalo. Desde eSaludate te damos unos consejos para no llevarte ningún susto esta Navidad. Si quieres saber más puedes hacer su Curso online de Soporte Vital Básico y Primeros Auxilios para padres.

  1. 1 Luces navideñas y accidentes

    El árbol como el resto de la casa suelen adornarse con multitud de objetos pequeños y luces durante la Navidad. No solo hay que tener cuidado con los enredos (el bebé puede asfixiarse con los cables). Hay que evitar que el niño se lleve a la boca alguna pieza desprendida del sistema de luces y prestar especial atención a los enchufes: las conexiones deben ser seguras y los cables encontrarse en perfecto estado.

    Las luces de Navidad están compuestas por bombillas pequeñas y cables muy finos. Por eso, hay que revisar a conciencia las luces guardadas para su uso de un año para el siguiente y evitar utilizar las que resulten demasiado viejas, ya que pueden tener daños minúsculos que deriven en cortocircuitos o que las hagan peligrosas por el simple contacto. Por supuesto, siempre se deben apagar las luces y a ser posible desconectarlas de la red eléctrica.

  2. 2 Peligros para niños en el árbol de Navidad

    No hay dudas que el árbol es uno de los elementos más típicos de estas fechas y que mayor ilusión genera en los niños. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado, porque un árbol puede estar lleno de potenciales peligros. En la actualidad, la gran mayoría de los abetos navideños son artificiales. Conviene elegir uno resistente al fuego, que indique en la etiqueta su resistencia al fuego.

    En los casos en que la elección sea todavía la de un árbol natural, es aconsejable regarlo (echar agua en su base y pulverizar sobre la copa) para procurar que el follaje resista sano la mayor cantidad de tiempo posible. Si se seca, las ramas se desprenderán y, además de ensuciar, serán un peligro si el pequeño se las lleva a la boca. Y, por supuesto, el árbol debe estar instalado de forma segura, firme y sólida, para evitar caídas de estos sobre los niños.

  3. 3 Accidentes en la cocina

    La cocina es un lugar lleno de riesgos para los niños: utensilios cortantes, objetos pequeños, mangos de ollas, sartenes sobresaliendo por encima de las cocinas o encimeras, líquidos a altas temperaturas e, incluso, productos tóxicos. En estos días de Fiestas se nos acumulan aparatos, comidas calientes, cocinar varias cosas a la vez, etc., esto aumenta el riesgo de nuestros niños. Al igual que en otros ámbitos, en este conviene extremar los cuidados durante estas fechas, ya que son días más dados a las distracciones.

  4. 4 Cuidado con Regalos

    Al abrir los regalos, hay que vigilar que las tijeras no queden al alcance de los niños. Durante la entrega de Reyes o Papá Noel, la precaución debe ser doble. Por un lado, es importante cuidar qué se regala. Además de ser juguetes u otros productos adecuados para su edad, hay que tener en cuenta que si son para niños muy pequeños, no deben incluir piezas diminutas, que puedan llevarse a la boca.

    Tampoco deben incluir partes como bolsas de plástico o similares, con las que pudieran asfixiarse. Lo más idóneo es que resistan a los golpes fuertes, ya que a los niños les gusta experimentar con ellos y muchas veces esto consiste en arrojarlos contra el suelo o golpear unos contra otros.

    Por otro lado, también hay que poner mucha atención durante el momento de abrir los regalos. A menudo se emplean tijeras, cuchillos u otros elementos cortantes para abrir los paquetes y la emoción del momento puede generar distracciones. Los niños pequeños parecen tener un imán para los objetos peligrosos y descuidarse un segundo equivale a que uno de esos instrumentos acabe en sus manos.

  5. 5 Adornos navideños aumentan riesgo

    Los adornos tampoco están exentos de peligros para el bebé o niño. Si se opta por armar un belén en casa, es importante que las figuras no queden al alcance de las manos de los niños. Para ellos, será difícil distinguirlas de cualquier juguete y querrán usarlas como tales.

    Los riesgos son sobre todo dos: la toxicidad de los adornos y que el pequeño se los lleve a la boca, lo que puede provocar que el niño se atragante con las piezas o los fragmentos de las que estén rotas.

  6. 6 Caídas por obstáculos en nuestras casas

    En esta época puede darse con mayor facilidad, dadas las prisas y la posible presencia de un número mayor de personas en casa. Los bebés son muy propensos a perder el equilibrio y caerse. En Navidad puede agravarse por la existencia en el suelo de obstáculos (cables u otros objetos) u otros objetos:juguetes con ruedas, papeles que resbalan, etc.

También te puede interesar

 

Deja tu comentario

Normas de uso

Aviso legal

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Subido el 16/12/2015 por:

Laura Martínez Álvarez
Laura Martínez Álvarez

De Tudela (capital del mundo), ahora exiliada en Madrid. Periodista por vocación, marmota por devoción. @tudelau

Artículos relacionados

Videos relacionados